Deja de fumar y mírate al espejo • Guapísimas

Hoy es el Día Mundial Sin Tabaco. Cada 31 de mayo, la OMS y sus asociados lo celebran como una oportunidad para concienciar sobre los efectos nocivos de consumirlo y de exponerse al humo de tabaco ajeno.

Desde la web de la OMS anuncian que este año la campaña se centra en el tabaco y la salud pulmonar. La campaña servirá para concienciar sobre: las consecuencias negativas para la salud pulmonar de las personas que tiene el tabaco.

Estas consecuencias van desde el cáncer hasta enfermedades respiratorias crónicas; y el papel fundamental que desempeñan los pulmones para la salud y el bienestar de todas las personas.

Si eres fumador y estás leyendo esto, piensa si hoy podría ser el día que lo dejes definitivamente. El maltrato a tu salud puede llegar a su fin y puedes empezar a recuperar la salud desde todos los ángulos donde el consumo de tabaco la daña.

En cuanto lo dejes, empezarás a notar los beneficios, que desde el NCI (National Cancer Institute), ennumeran cada año.

Beneficios inmediatos de dejar de fumar:

  1. El ritmo cardiaco y la presión arterial (anormalmente altos mientras se fuma), comienzan a regresar a niveles normales.
  2. Después de unas horas, la concentración de monóxido de carbono en sangre empieza a bajar.
  3. Pasadas unas semanas, mejora la circulación, se reduce la tos, las flemas los episodios de sibilancia.
  4. En unos meses, mejora de forma considerable la función pulmonar.
  5. A largo plazo, se reduce el riesgo de cáncer y de enfermedades cardíacas y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), causadas por el consumo de tabaco.

Aunque la contaminación le sigue muy de cerca, pisándole los talones, el hecho de fumar actualmente mata a más personas que el consumo de alcohol, otras drogas, homicidios, suicidios, accidentes de tráfico y el SIDA en todo el mundo.

La OMS prevé que para el año 2030 la cifra de víctimas mortales anuales a consecuencia del tabaco puede ascender a 10 millones de personas.

Hasta aquí las graves consecuencias de fumar en la salud propia y ajena. Pero en Guapísimas hablamos sobre todo de belleza. Dejar de fumar tiene que formar parte de esa actitud que hemos llamado la felicidad de cuidarse.

A modo de concenciación, se pueden señalar también los beneficios de dejar de fumar sobre la piel, el pelo, los dientes, etc. Son estos:

Beneficios estéticos de dejar de fumar:

  1. Mejor piel
  2. Menos arrugas
  3. Más pelo
  4. Dientes más blancos
  5. Celulitis menos visible

Vayamos, uno por uno, explicando estos beneficios:

La piel ya no está gris y mate

Para empezar, las sustancias nocivas del tabaco alteran los mecanismos implicados en la producción de estrógenos y propician el envejecimiento prematuro de la piel.

Al encender el cigarro, se produce monóxido de carbono que, al unirse a la hemoglobina, desplaza al oxígeno formando carboxihemoglobina, lo que hace que llegue menos oxígeno a los tejidos.

Además, la nicotina produce vasoconstricción de los vasos sanguíneos de la dermis (un solo cigarro produce vasoconstricción de los vasos sanguíneos cutáneos durante 90 minutos), lo que disminuye la oxigenación celular y, con ello, el envejecimiento de la piel se acelera.

Una persona que fuma un paquete diario mantiene su piel hipóxica (con falta de oxígeno) durante casi todo el día, lo que quiere decir que sus células no reciben el oxígeno necesario para el metabolismo y se deterioran, perdiendo las funciones que la mantienen joven”

El tabaco emite radicales libres que llegan a la piel por vía sanguínea y disminuye los niveles de vitamina A, alterando la cantidad y calidad del colágeno y elastina, provocando atrofia dérmica y disminución de fibroblastos.

Las pieles secas, acusan pérdida de luminosidad, falta de densidad y arrugas prematuras.

Las grasas se llenan de poros muy dilatados y obstruidos (porque las partículas de alquitrán los ensucian), falta de elasticidad y descolgamiento prematuro.

Las partículas de alquitrán que lleva el humo de tabaco se depositan en los poros, entran en contacto con la grasa de la piel y, al oxidarse los lípidos, se forman puntos negros”

  • A los tres meses de dejar el tabaco se empieza a recuperar el color de la piel, lo hace de forma progresiva, primero desaparece el tono gris o cetrino hasta que aparece una piel sana, rosada y luminosa.
  • Los poros se liberan porque ya no están en contacto con la suciedad del humo ni con su acción oxidante de la grasa. La piel aparece cada día más limpia y los poros más cerrados.

El cabello recupera la fuerza

Se habla poco de esto, pero en la cabeza, el consumo de tabaco provoca pérdida de vitalidad del cabello, mayor sequedad de la cutícula y, en general, mayor fragilidad de la fibra capilar.

La nicotina tiene efecto vasoconstrictor, y emite radicales libres y sustancias tóxicas (benzopirena o hidrocarburo aromático policíclico) que ralentizan la circulación más fina, aportando menor riego sanguíneo, lo que afecta al buen crecimiento del cabello y llamar a gritos a la calvicie.

El tejido no se oxigena bien porque el tabaco lleva carboxihemoglobina al espacio de los glóbulos rojos, por lo que bajan los niveles de vitamina A, favoreciendo la atrofia dérmica, el acortamiento del lecho capilar, y alterando la cantidad y calidad de colágeno y elastina.

Además, por fuera también se nota si fumas porque el humo amarillea la hebra capilar.

Las personas fumadoras, con el tiempo, presentan en el contorno de labios unas líneas verticales -conocidas como código de barras- debidas a la contracción del músculo orbicular de la boca que tiene forma de elipse.

Bonus track: Si dejas de fumar, la piel del contorno de ojos presentará también arrugas prematuras, pues es más fina y acusa más los efectos perjudiciales de los radicales libres.

Los dientes no se ensucian

De los efectos estéticos más conocidos de fumar es el deterioro de la sonrisa. La aparición de dientes amarillos, sin ir más lejos, ocurre porque la nicotina y el alquitrán, que se disuelven en la saliva, penetran en el interior del diente hasta llegar incluso a la dentina.

De esta forma, las piezas dentales adquieren un color pardo amarronado, que puede llegar a ser negro, y son más propensas a la aparición de sarro, aumentando el riesgo de gingivitis, periodontitis o piorrea, en los casos más severos.

Por otra parte, la nicotina tiene un efecto vasoconstrictor de la microcirculación gingival y reduce el aporte de oxígeno y nutrientes a la encía, por lo que el tejido de sujeción del diente disminuye. ¡Se pueden llegar a caer piezas!

Celulitis menos visible

Si con todo esto no te das cuenta que dejar de fumar redunda en tu belleza, que sepas que el tabaco afecta muchísimo a la circulación de la sangre y a la oxigenación de los tejidos (por todo lo anteriormente explicado), favoreciendo también la visibilidad de la celulitis.