Los beneficios del cepillado corporal o dry brushing • Guapísimas
Cepillado corporal
El cepillo para dry brushing debe ser de cerdas naturales, más duras o suaves, según el gusto de cada uno - FOTO: Amazon

Los beneficios del cepillado corporal o dry brushing

Exfolia sin irritar, activa la circulación, mejora la celulitis, aporta energía y dispara las endorfinas

Hay días en que levantarse diez minutos antes, realmente compensa. Sobre todo si ese tiempo extra se dedica a uno mismo. Concebido como un rato de mindfulness mientras se cepilla el cuerpo, los  minutos dedicados al dry brushing se pueden convertir en la mejor manera de empezar el día con la mente relajada (y la energía a tope), al tiempo que se suaviza la piel y se activa la circulación.

El cepillado corporal -en seco o en húmedo- es un ritual de belleza basado en una técnica milenaria que hoy vive un revival por obra y gracia de Internet. Si, como yo, has caído alguna vez en el blog Goop de la actriz (y adicta a la belleza) Gwyneth Paltrow, ya te sonará que no deberías tomarte el cepillado corporal como algo que harás cada mil años para exfoliar tu piel en profundidad. Sobre todo, porque es todo lo contrario.

Actualmente, se considera el cepillado corporal un buen hábito a incorporar en la ducha diaria porque te libra de las células muertas, mejorando y mucho el aspecto de tu piel. Pero no solo eso.

Su origen como forma de limpieza se sitúa en el saber milenario del Ayurveda. En el tratamiento original se usaban guantes de seda y actualmente se hace con un cepillo o guante de fibras naturales como el bambú, el cáñamo o las cerdas de cactus.

Los movimientos y la intención del cepillado en seco se basan en el tradicional masaje ayurvédico conocido como Aka Garshana, que se practica hace cientos de años en la medicina india y se defiende como una técnica que pretende exfoliar y liberar toxinas. Lo de las toxinas, vamos a dejarlo estar.

Si bien es cierto que la piel es uno de los órganos que se encargan de excretar (como el hígado, el colon o el riñón), tampoco se espera que con un simple cepillado se pueda hacer una purificación profunda –y, probablemente, innecesaria- del organismo en su totalidad. Así que tampoco fliparsen.

El objetivo de cepillar el cuerpo a diario es conseguir una piel más suave y activar la circulación. Si se hace concentrándose en la respiración, puede convertirse en un rato de mindfulness sin necesidad de sentarse a meditar.

POR QUÉ CEPILLAR EL CUERPO

  • Porque exfolia muy bien la piel sin dolor ni enrojecimiento
  • Porque activa la circulación
  • Porque el masaje mejora la celulitis
  • Porque aporta energía para empezar el día y dispara la emisión de endorfinas, hormonas responsables del estado de felicidad

CUÁNDO CEPILLAR EL CUERPO

Decíamos que te pone la pila y es justo por eso que se recomienda por la mañana.

Expertos en tratamientos ayurvédicos aclaran que el cepillado corporal se puede hacer sobre la piel seca y después aplicar aceite corporal, pero también inmediatamente después de un masaje con aceite.

Una tercera opción es en húmedo, mientras te duchas con gel o jabón.

CON QUÉ CEPILLAR EL CUERPO

En tiendas especializadas venden cepillos especiales. Las cerdas son más o menos suaves, dependiendo de si se va a usar en seco o en húmedo.

Las cerdas son naturales y firmes porque pretenden activar la circulación y ponerte las pilas cada mañana.

El cepillo más útil es el desmontable, con mango largo para poder llegar a la espalda y una cinta de sujeción en la parte corta para que pueda adaptarse bien a la mano y controlar los movimientos del masaje.

CÓMO CEPILLAR EL CUERPO

  • De forma suave. No hace falta presionar porque el objetivo es la linfa, no el músculo.
  • El orden para pasar el cepillo importa. Hay que empezar por el pie y seguir por la pierna hacia arriba (en dirección al corazón). En los brazos también se empieza por la mano y se va subiendo hacia el hombro.
  • Los movimientos del cepillo sobre la piel deben ser suaves, además de cortos y rectos, no necesariamente en círculos.
  • En la zona del abdomen, se pasa el cepillo suavemente, esta vez sí con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj.
  • No se recomienda pasar el cepillo por el rostro ni por los pezones y areolas.
  • Siempre hay que terminar con la espalda.
  • Se puede aumentar la presión en codos, rodillas y talones.

CUÁNTO CEPILLAR EL CUERPO

El cepillado debe ser diario, como la ducha, y durar entre 3 y 5 minutos.

“Cepillar el cuerpo en seco requiere un esfuerzo, así que lo óptimo para perezosas es recurrir al cepillo que se usa en húmedo, dentro de la ducha” (Andrea Martínez, dueña de la tienda Made in Tribe)

5 trucos de una adicta al cepillado corporal (yo misma):

  1. No esperes del cepillado que su efecto dure eternamente si no lo repites. Hay que cepillar cada día.
  2. No cometas el error de cepillar y no poner crema después.
  3. Si eliges la técnica en seco, impregna el cepillo con aceite. Si prefieres hacerlo en húmedo, hazlo con agua, jabón o exfoliante corporal (no todos los días).
  4. Al terminar de cepillar, aclara el cuerpo porque el cepillo suelta cerdas en algunas pasadas.
  5. Sécate a golpecitos para dejar la piel ligeramente húmeda, lo que facilita la aplicación de aceite o body milk. Este paso es innegociable siempre que exfolias.
Cepillado corporal

Es importante que el cepillo tenga una buena ergonomía para que el masaje sea efectivo – FOTO: Amazon

Cepillar de forma consciente mientras controlas la respiración, puede ayudarte a reconectar. Si habitualmente meditas en la atención plena para entrenar la relajación, puedes potenciar la práctica gracias a esta rutina de belleza. El cepillado suave y rítmico, así como el contacto con el agua, ayudan a regular el sistema nervioso, reduciendo el estrés, gracias al efecto calmante que consigue a nivel mental.

Enviar comentario