Teñirse con barros
El tono que se obtiene con barros es muy natural - FOTO: Colección The Natural Trend de Yolanda Aberasturi

¿De qué hablan cuando hablan de teñirse con barros?

Una nueva coloración vegetal para primeras canas, pieles sensibles y amantes de lo natural

Oficialmente, teñirse el pelo con barros ya es un remedio al alcance de cualquiera, que sale de las estanterías de los herbolarios para instalarse en los tocadores de las mejores peluquerías. Marcas como Wella, L’Oréal Professionnel, Secretos del Agua, Philip Martin’s pueden presumir de ofrecer una alternativa más que buena a todas sus clientas más “verdes”.

Pero no sólo a ellas, también a las alérgicas al tinte y a las que sufren en su cuero cabelludo picores, escozor o descamación, producto de los ingredientes sintéticos existente en los tintes.

Hasta hace no mucho, renunciar al uso de un tinte normal para tapar las canas significaba verse obligado a acudir a un herbolario o eco-centro y abrazar el riesgo tratando de teñir en casa, sin morir en el intento. El resultado nunca quedaba demasiado homogéneo, el tono duraba lo justo y, además, siempre tendía a un mismo color: el pelirrojo.

Poco a poco, los laboratorios fueron poniéndose las pilas para ofrecer en los mejores salones una alternativa lo más natural posible a la coloración sintética. Hoy podemos decir que se abre la etapa dorada de la coloración vegetal.

POR QUÉ LO LLAMAN BARROS

La coloración con barros se llama así porque es una especie de arcilla lo que te ponen en la cabeza para teñirte. ¿Con qué se hace esa arcilla? Con polvitos de hierbas, tallos, flores, hojas, semillas… todo triturado y mezclado con agua caliente para formar esa cataplasma con presencia mínima (en algunos casos, inexistente) de ingredientes sintéticos.

¿CÓMO SE APLICAN?

Se aplica como una mascarilla, con el pelo recién lavado. Las marcas que ofrecen este tinte vegetal a nivel nacional son: Botanēa, de L’Oréal Professionnel, Wella con su línea EOS, NEO de Secretos del Agua, Philip Martin’s y la firma Naturalmente que, además de ofrecer sus barros en peluquerías por toda España, tiene un eco-spa capilar propio en Madrid.

POR QUÉ UN BARRO TIÑE

Teñir con barros consiste en aplicar una mascarilla hecha con ingredientes naturales escogidos precisamente porque tienen propiedades tintóreas. Esos ingredientes naturales son: plantas como la camomila, cassis, henna, indigo, algunas especias y semillas como la linaza, el curry, raíces de Altea, granos de café y cáscaras de nuez.

Se usan pulverizadas, mezcladas con agua caliente y, en ocasiones, con algún aceite de coco, jojoba, aloe barbadensis o aceite de oliva bio que haga de vehículo para que pueda aplicarse fácilmente.

Las grandes compañías que tienen mucha experiencia en desarrollar diferentes sistemas de coloración, han estudiado cómo predecir la eficacia de los barros. O lo que es lo mismo, saber el tono que te va a quedar adecuando la proporción de cada ingrediente, la temperatura del agua y el tiempo de exposición.

Esas mezclas consiguen tonos castaños, pelirrojos, rubios oscuros, ciertos morenos… y, aunque no cubren las canas hasta hacerlas desaparecer, como lo hace el tinte, consiguen un bonito efecto sobre ellas. Como lo explican los peluqueros: convierte una cana en una mecha rubia, sin pasar por el proceso de oxidación.

Otra cosa que distingue a los barros del tinte convencional es que el efecto dura menos. Puede conseguirse mayor duración renunciando a los champús con sulfatos.

¿ME CONVIENEN LOS BARROS?

Puede decirse que la coloración vegetal natural es para mujeres ¡y hombres! con pocas canas, cuero cabelludo sensible, alergia a los tintes o preferencia por ingredientes 100% naturales.

¡Atención! También se pueden teñir barbas

Sus grandes ventajas son cuatro:

  1. Hidratan y respetan la naturaleza del cabello y el ph del cuero cabelludo.
  2. Aportan energía, densidad, vitalidad y brillo.
  3. No generan agresión ni porosidad.
  4. Fortalecen el cuero cabelludo y dan un efecto de melena multi-tonal muy natural a la melena, ya que son tus propias canas las que crean el reflejo de luz desde la raíz.

Gracias a los ingredientes de los barros, se obtienen una serie de beneficios que nunca incorporan los tintes tradicionales: brillo natural, oxigenación del cuero cabelludo, refuerzo de su función de barrera protectora, texturización y creación de volumen, purificación del cuero cabelludo graso y un crecimiento más sano del cabello.

Los barros son ideales para mujeres con cabello mixto (es decir, graso en la raíz y seco en las puntas) y compatibles con cualquier sistema de alisado o anti-encrespamiento como enzimoterapia o taninoplastia.

Lo menos bueno de la coloración vegetal con barros es que el color dura poco y no se pueden hacer cambios de tono muy dramáticos. Es, en general, una apuesta por la naturalidad. ¡Ah! Muy importante: aunque sea coloración natural no significa que no pueda producir alergia.

DATOS PRÁCTICOS:

Los precios oscilan entre 45 y 150 euros, dependiendo de la marca y el salón.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *