Cómo elegir unas zapatillas de running
Tan importantes son las ganas como los medios a la hora de salir a correr - FOTO: asoggetti en Unsplash

¿Cómo saber qué zapatillas de correr son las adecuadas?

Antes de comprar, ten en cuenta la superficie, tu peso, cómo pisas y el ritmo que quieres alcanzar

Solo hay que salir a dar un paseo por cualquier ciudad de España para constatar que el running es un veneno que engancha. No parece mala droga. Correr mantiene el cuerpo activo y la mente despejada, pero no se puede hacer de cualquier manera. Para evitar lesiones o sobrecargas, una de las primeras cosas que hay que hacer es comprarse unas buenas zapatillas para correr.

Y no solo buena, sino adecuada a nuestras condiciones personales. Este no es tema para tomar a la ligera; los médicos están preocupados. El doctor José María Bueno, especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte, médico de la cantera del Real Madrid-Sanitas advierte: “Una buena equipación no solo puede ayudarnos a maximizar los resultados del entrenamiento, sino también a evitar posibles lesiones. Utilizar una zapatilla que no se conjuga bien con nuestra forma de pisar puede llevarnos a sufrir lesiones en ligamentos y tendones a largo plazo”.

Las lesiones típicas del runner, sobre todo del novato, son molestias en las articulaciones más relacionadas con el gesto de correr, es decir, las rodillas y los tobillos. Las rodillas están acostumbradas a caminar, no a correr.

A la primera molestia que notes en la rodilla, deja de correr y empieza a caminar. Mientras te recuperas, no está de más hacer en el gimnasio trabajo de fortalecimiento muscular para proteger la articulación. Si el dolor persiste, reposo y visita al médico.

CÓMO ELEGIR LAS ZAPATILLAS PARA CORRER ADECUADAS

No elegir bien la zapatilla para correr puede suponer riesgo de lesión pero ¿cómo saber la zapatilla para correr que te conviene? Los expertos de la marca deportiva Sprinter nos ayudan a conocer los principales elementos a tener en cuenta a la hora de elegir las zapatillas correctas para practicar running.

  1. Conoce el terreno por el que sueles correr. Sobre el asfalto, mejor con amortiguación blanda. Por hierba, fundamental con una buena estabilidad y que la suela tenga agarre. Para correr por caminos de tierra, por el campo o por zonas pedregosas, zapatillas de trail -que tienen mayor agarre y estabilidad-.
  2. Descubre tu tipo de pisada. Aunque no es determinante, ayuda saber si eres pronador (giras el tobillo hacia el interior durante la pisada), neutro (con pisada normal, sin giro) o supinador (giras el pie hacia fuera en la pisada). Lo más habitual es ser pronador (el 60% de los corredores pronan en algún momento) y lo menos común, supinador (solo el 4%).
  3. Determina a qué ritmo piensas entrenar. Para ritmos lentos, las zapatillas deben ser flexibles, de manera que te permitan pulir la técnica de carrera durante los entrenos. Para ritmos más intensos, las zapatillas deben tener menos amortiguación y ser más ligeras.
  4. Ten en cuenta tu peso corporal. Para personas con un peso menor, es recomendable utilizar zapatillas más ligeras y con una menor amortiguación, mientras que para personas que pesen más las zapatillas deberán tener un mayor acolchamiento y amortiguación.
  5. Observa si sueles lesionarte. Ciertos modelos pueden contribuir a que el riesgo de lesiones se reduzca considerablemente porque dan apoyo a determinadas zonas del pie – como el arco, el talón, el empeine… – según varía su amortiguación, estabilidad, ligereza o drop.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *