¿Cómo se usa (correctamente) la esponja de maquillaje? • Guapísimas

Los maquilladores profesionales no se ponen de acuerdo en cuál es la fórmula idónea para la aplicación del fondo o base de maquillaje. Se ve que es una cuestión de gustos.

A unos, la experiencia personal y las preferencias sobre comodidad de aplicación y acabado les lleva a decantarse por los dedos, mientras que otros prefieren brochas pero, en general, todos han sucumbido a los encantos de las esponjas de maquillaje.

De diferentes formas y materiales, la oferta en esponjas de maquillaje en el mercado es amplia. Desde los años setenta los maquilladores han usado las desechables en forma de cuña, por aquello de que a las modelos ni se las tocaba (literalemente), pero desde hace unos años la esponja ha mutado.

Ha mutado, lo primero, de forma. Ahora son como huevos, con diferencias sutiles entre marcas. También han cambiado de material. Ya no son de usar y tirar. Por ello, requieren de un cuidado especial, del que hablaremos más tarde.

¿Esponja o huevo?

En cuanto a las esponjas de maquillaje en forma ovalada, es pionera la marca Beauty Blender. Seguramente, ya la conoces. Es una esponja rosa que con su original forma de huevo y su textura cómoda y ultra suave, consigue un acabado perfecto y se adapta a la perfección a cada curva del rostro, deslizándose por él de forma suave.

Otras esponjas ovaladas tienen diversos acabados en punta, o biselados, que permiten trabajar también al detalle las pequeñas zonas del rostro con mayor dificultad de acceso, como el contorno de ojos, la boca o las aristas de la nariz.

Pros y contras de las esponjas de maquillaje

Pros

  1. La aplicación del maquillaje nos lleva mucho menos tiempo que con brocha o con los dedos
  2. Permite el codiciado acabado efecto «aerógrafo»
  3. Gracias a sus curvas, nunca deja líneas de maquillaje ni manchas
  4. Permite trabajar casi cualquier tipo de producto de maquillaje, tanto fluido, como cremoso e incluso compacto

Contras

  1. Conlleva un mayor desperdicio de producto
  2. Hay que dedicar un tiempo a su correcta limpieza
  3. Es unipersonal, es decir, no deben compartirse
  4. Es recomendable su recambio cada cierto tiempo

¿Cómo se usa correctamente una esponja de maquillaje?

Por si no lo habíamos dejado claro hasta ahora, con la esponja podrás aplicar tu base de maquillaje, y también el iluminador, el corrector, incluso el colorete en crema. Gracias a su versatilidad, te permite trabajar casi cualquier tipo de producto de producto, tanto fluido, como cremoso e incluso compacto.

Cómo se usa, en cuatro pasos:

  1. Humedece: Dependiendo de las instrucciones específicas del fabricante, necesitarás humedecerla o no antes de cada uso. Depende de la cobertura que se desee construir. Beatuy Blender defiende el uso en húmedo. Por el contrario, la esponja creada por la marca cosmética Real Techniques prefiere un uso en seco que consigue, así, una cobertura mayor.
  2. No pongas el maquillaje encima. Por el contrario, aplica un poco de tu base de maquillaje en el dorso de la mano (o en pequeñas gotitas repartidas por tu rostro) y moja en él la esponja de maquillaje.
  3. Golpea suavemente, no arrastres: Realizando ligeros golpecitos sobre el cutis ve aplicando el maquillaje. La técnica utilizada es sumamente importante: no extiendas ni arrastres el maquillaje con la esponja, sencillamente realiza pequeños y ligeros toques en la piel presionando suavemente. Para aplicar el maquillaje en las zonas más extensas usa la parte redondeada; para las zonas menos accesibles o para aplicar el corrector de ojeras, es ideal el extremo en punta, con el que llegarás a cualquier parte.
  4. Toque final: Si lo deseas, para terminar también puedes aplicar con ella los polvos.

Desde el punto de vista dermatológico, es vital que seas escrupulosa con la higiene de tus esponjas. Lavarlas después de cada uso y dejar que se sequen para que no acumulen agua.

Cuidados de la esponja ‘blender’

Pasos para lavar tu esponja

  • Paso 1: Humedece la esponja con agua tibia y agrega unas gotas de jabón neutro, champú para bebés o un limpiador específico.
  • Paso 2: Presiona suavemente varias veces para introducir el jabón en el centro de la esponja.
  • Paso 3: Enjuágala hasta que el agua salga totalmente clara. Déjala secar en un lugar ventilado. Nunca la cierres en un cajón o recipiente hermético.