Cómo uasr exfoliante capilar • Guapísimas

No está demasiado extendido el conocimiento de que el cuero cabelludo, al igual que la piel de la cara y el cuerpo, también envejece. Al envejecimiento cronológico se suma la oxidación, igual que le pasa al cutis.

Hay estudios científicos que han concluido que moléculas como los radicales libres que se encuentran en el medio ambiente y que se acumulan en las superficies pueden llegar a dañar el cuero cabelludo y provocar la caída del cabello.

Esto se produce por una reacción de oxidación que se ve acelerada por la exposición a los rayos UVA y la polución, y que también se manifiesta en forma de manchas y arrugas.

 

Por eso es importante realizarse un tratamiento que libere el cuero cabelludo de esas sustancias que lo envejecen.

Exfoliar el cuero cabelludo y, de esa forma, limpiarlo en profundidad, es un gesto que puede repercutir muy positivamente en la salud del pelo a medio y largo plazo.

Por eso, además del champú y la mascarilla, cabe tener a mano un exfoliante capilar.

Los exfoliantes para el cuero cabelludo son cremas o lociones con efecto peeling que actúan intensamente sobre la fibra capilar y el cuero cabelludo, eliminando la saturación de residuos que el cabello absorbe día a día.

Si se sanea el cuero cabelludo, el cabello crece más sano”

Los residuos que el cabello absorbe son, por ejemplo, partículas de polución ambiental como metales pesados, exceso de pigmentos sintéticos de las coloraciones, cloro o siliconas artificiales, presentes en numerosos productos de higiene y acabado, que se van acumulando y sobrecargan tanto la cutícula como el cuero cabelludo evitando su correcta oxigenación.

Daños que puede sufrir el cuero cabelludo:

  1. Mala alimentación. Si no aportamos nutrientes, el cuero cabelludo se debilita generando más grasa y debilitando el bulbo piloso, aumentando así la caída del pelo.
  2. Contaminación. Las micropartículas también se depositan en el cabello y el cuero cabelludo
  3. Productos de styling que se acumulan si no los retiras bien con el champú.

Por eso, conviene de vez en cuando dejar que una mascarilla tratante actúe sobre él. Ahora bien, siempre que se haya exfoliado primero, de forma que sea capaz de recibir todos los beneficios del producto.

Cómo se usa el exfoliante capilar

La experta en tratamientos capilares y creadora de su propia línea, Miriam Quevedo, nos da sus trucos personales:

  • Aplicarlo sobre el cuero cabelludo por secciones y siempre en seco.
  • Después humedecer un poco el cabello antes de masajear el exfoliante sobre el cuero cabelludo con las yemas de los dedos.
  • Dejarlo un ratito con la cabeza envuelta en un turbante, antes de entrar en la ducha o bañera, para que actúe.

“La exfoliación debe ser efectiva en el cuero cabelludo. Por eso es importante aplicar bien el producto. Hay personas que mojan completamente el cabello, como si se fueran a aplicar un champú, y así no se puede trabajar bien el producto sobre el cuero cabelludo”, explica la experta en tratamientos capilares.

Cepillo, luego exfolio

También venden cepillos que sirven para exfoliar el cuero cabelludo. Tienen unas cerdas especiales que se pueden usar haciendo círculos sin que el cabello se enrede.

Su misión es ayudar a eliminar las impurezas del cuero cabelludo, así como los restos de producto que queden, y estimular la microcirculación gracias al masaje que proporcionan sus púas.

¿Cada cuánto exfolio mi cuero cabelludo?

Aunque la exfoliación en el cuero cabelludo se puede hacer cada dos semanas, dependiendo de los factores negativos a los que lo expongas y de si tu cabello tiene caspa (sea esta seca o grasa), parece ser que hay dos momentos claves en los que este gesto de belleza tiene más sentido.

Uno es la primavera y otro es el otoño. ¿Por qué? Porque son aquellas estaciones en las que más alteraciones tenemos en el cabello, por lo que tener el cuero cabelludo a punto evita problemas como una excesiva caída.