¿Qué buscamos en la cosmética con ácidos? • Guapísimas
Hialurónico, ascórbico, retinoico... ¿te suenan? - FOTO: Istock

¿Qué buscamos en la cosmética con ácidos?

Hialurónico, ferúlico, ascórbico… o, lo que es lo mismo, hidratante, antioxidante, iluminador

Las redes están que echan humo. Miles de personas hablando de ácidos para la piel sin saber muy bien para qué sirven o cómo usarlos. ¿A qué se debe este creciente interés por la cosmética con ácidos? Nos lo cuentan los que han estudiado este fenómeno.

Hace unos seis meses, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) convocó a la prensa de belleza para contar que, en colaboración con Epsilon Technologies, había llevado a cabo un estudio sobre el Cuidado de la piel en el ecosistema digital.

Su objetivo era encontrar los patrones y tendencias que siguen los usuarios de Internet con respecto a su piel, así como conocer la diversidad de tipologías y el perfil de consumidor que más se interesa por esta materia del cuidado de la piel a través de Internet.

Tras analizar un total de 30.000 conversaciones espontáneas en blogs, redes y sites variados, los resultados reflejaron el enorme interés que suscita el cuidado de la piel en el medio digital. La mayor parte de estas conversaciones incluían menciones relativas al cuidado facial, un 75% del total. Dentro de esas menciones, un dato curioso demostró que la composición de los cosméticos es el principal tema que interesa a los usuarios en el entorno digital.

Sobre un 23% del total (dentro del cuidado del rostro), las menciones relativas a ingredientes o el origen natural de los productos –estas últimas especialmente para consultas sobre la prevención del daño celular- fueron las que suscitaron mayor interés en los consumidores.

Navegando por las redes, se detecta mucho interés sobre cosmética con ácidos. Hombres y mujeres quieren elegir hidratantes con hialurónico, tratamiento anti-edad con retinol, exfoliantes con hidroxiácidos, ampollas de ácido ascórbico… sin saber muy bien qué son, para qué sirven y si convienen a su piel.

Por eso, con ayuda de los expertos, tratamos de resolver todas estas dudas sobre los ácidos en cosmética. ¿Lista para la master class? Laura Granados, farmacéutica y responsable de bienestar del espacio de belleza en Madrid Spirit SkinBar (spiritskinbar.com), nos hace un resumen de los más conocidos e interesantes:

ÁCIDO HIALURÓNICO

Es humectante e hidratante, puede usarse tanto día como noche, en sérum y en cremas.

No hay que confundirlo con el ácido hialurónico que se usa para inyectar en la consulta de un dermatólogo o médico estético. “Me gusta recomendarlo especialmente por las mañanas, para mantener la piel hidratada todo el día. Se trata de una molécula muy grande y, dependiendo del tamaño en que esté fragmentado, penetrará a capas más o menos profundas.

Un plus del ácido hialurónico: Rellena y alisa las pequeñas arruguitas debidas a la deshidratación”

ÁCIDO RETINOICO

En forma de ácido solo puede prescribirlo un dermatólogo. Lo que venden al público es su precursor (el llamado retinol) o el obtenido por oxidación del retinol, conocido como retinaldehído.

Ambos suelen usarse en formato suero o sérum, aunque también hay cremas de retinol. Su potencia dependerá de la concentración y los expertos recomiendan empezar con bajas concentraciones e ir subiendo, según tolerancia.

Estimula la producción natural de colágeno y ácido hialurónico, combate las arrugas, reduce el tamaño de los poros y aclara las manchas.

Ojo: “El retinol es menos potente que el ácido retinoico pero también menos irritante y suficientemente eficaz en manchas, marcas de acné y antienvejecimiento. El retinaldehído ofrece una mejor tolerancia que el retinol; por eso se usa durante el día”

HIDROXIÁCIDOS

Actúan como exfoliantes, mejoran el tono y textura de la piel. Su eficacia renovadora activa la síntesis de nuevas células y, por tanto, suavizan también las líneas de expresión.

“Hay dos tipos, los BHAs (beta-hidroxiácidos) que se utilizan habitualmente en el tratamiento del acné (por ejemplo, ácido salicílico) y los AHAs (alfa-hidroxiácidos) que, en su uso cosmético (menos del 4%) hacen de exfoliante suave”, explica Laura Granados. Por ejemplo, sería el ácido glicólico.

“En el caso de los hidroxiácidos, es importante prestar especial atención a la formulación, ya que la eficacia no depende sólo de la concentración sino también del pH final y, por tanto, del valor de ácido libre -que es la concentración realmente activa-.

En el mercado existen muchos limpiadores y tónicos que incluyen hidroxiácidos a menores concentraciones pero que, si no se usan de forma adecuada, pueden sensibilizar”, advierte la experta de Spirit SkinBar, que añade: “Los hidroxiácidos actúan aumentando la velocidad de descamación mejorando la textura de la piel.

Existen formulaciones que incorporan complejos calmantes y, en cualquier caso, siempre debemos hidratar y aportar confort a la piel tras su uso”.

¡Atención! Si abusamos de este tipo de principios activos podemos acabar irritando la piel. “Lo mejor es que el protocolo a seguir sea adaptado a cada persona por un experto”

ÁCIDO ASCÓRBICO (VITAMINA C) Y ÁCIDO FERÚLICO

Ambos son antioxidantes. El ácido ascórbico es la forma más eficaz de vitamina C a nivel cosmético y se recomienda por su efecto de luminosidad inmediata y como defensa antioxidante frente a los radicales libres, que pueden venir del sol, el tabaco, la polución, la luz azul de las pantallas o el estrés emocional.

“Es fundamental que la forma, concentración y pH sean adecuados para que verdaderamente sea efectiva. Aunque la venden en crema, sérum, incluso como limpiadora, como más efectiva resulta es en forma de ampolla (ya que no se oxida). Nos permite conseguir un extra de luminosidad y actúa sobre la formación de colágeno aumentando la firmeza y disminuyendo arrugas”.

“A pesar de lo que se dice en círculos no expertos, la vitamina C, no sólo no provoca manchas, sino que previene frente al daño solar”

El ácido ferúlico, por su parte, actúa reforzando la barrera natural de la piel, así como creando barreras adicionales frente a la acción dañina del sol. “Incentiva la producción de colágeno de nuestra piel, además de la elastina; esto, combinado con su función antioxidante, conseguirá que nuestra cara tenga un aspecto mucho más suave y terso”.

¿TODOS JUNTOS O POR SEPARADO?

Una vez resuelto en qué consiste cada uno y para qué sirve, viene el lio. ¿Pueden combinarse entre ellos? Hay mujeres que temen excederse en el uso de ácidos pero hay que tener en cuenta que cada uno tiene su función. Atenta:

“Si la piel está sana y no es especialmente sensible, retinoides por la noche, alternándolos con AHAs. Por la mañana, antioxidantes como la vitamina C y el ácido ferúlico antes o después de activos hidratantes, como el ácido hialurónico”.

Enviar comentario