Las cinco mejores cremas de cuello • Guapísimas

Al crear una rutina de belleza anti-edad, muchas mujeres se saltan la crema de cuello. Les parece un producto innecesario y, sin embargo, pronto detectan que su cuello ha perdido tono y parece tener más años que su rostro.

Aunque el rostro muestre todavía cierta tensión, el óvalo facial se percibe descolgado, y el cuello presenta arrugas en forma de gargantilla.

El cuello es una zona del cuerpo muy vulnerable a la que, paradójicamente, no hacemos ni caso. Su piel es más delicada que la del rostro y necesita cuidados específicos para no envejecer prematuramente.

Es este cuidado específico que precisa el cuello el motivo de que existan en el mercado cremas de cuello. Ahora entendamos qué cuidados son esos y por qué los precisa.

El constante movimiento al que se somete hace que se arrugue -de forma rápida y adelantada al resto del rostro- en forma de anillos, los conocidos como anillos de Venus (arrugas horizontales).

La delicada piel del cuello

  • Su película hidrolipídica no es suficiente para asegurar una tasa de hidratación que mantenga elástica la capa córnea.
  • Tiene menos glándulas sebáceas, lo que quiere decir que hay una menor presencia de sébum, componente esencial del filme hidrolipídico que protege a la piel de los factores ambientales.
  • El exceso de sol en la juventud lo fotoenvejece y esto se nota porque se marchita prematuramente.
  • La fragilidad de su piel determina la temprana aparición de la flacidez.

Para terminar de arreglarlo, a determinada edad se produce una deficiencia de estrógenos que implica un decaimiento de la actividad celular. La consecuencia directa es una atrofia cutánea que atañe a las fibras de sostén, colágeno y elastina. Es entonces cuando la flacidez ataca.

En la zona del cuello, la falta de tono consigue desdibujar la mandíbula y que aparezca la papada o doble mentón.

Como en casi todo lo que atañe a la juventud de la piel, y teniendo en cuenta la mayor vulnerabilidad de la zona, en el cuello, más vale prevenir. Para ello sirven las cremas de cuello.

Cómo se cuida la piel del cuello

Lo mejor que puedes hacer para evitar el envejecimiento prematuro es prolongar los cuidados de belleza del rostro hasta el escote:

  1. Hidratación, nutrición y desmaquillaje a diario
  2. Exfoliación y mascarilla una vez a la semana.

Existen productos específicos para el cuello, cuya misión es tensar de inmediato, estimular la regeneración celular, cohesionar la capa córnea, hidratar y reactivar la producción de colágeno y elastina.

Suelen ser cremas o geles de rápida absorción, no demasiado grasos, que se aplican mediante un masaje concreto.

Es importante aplicar las cremas de cuello con los movimientos adecuados para no empeorar la flacidez existente o incipiente.

Ahora, elige entre las cinco cremas de cuello súper exitosas que hemos seleccionado para ti:

Mimos de lujo

GUERLAIN Crema Cuello y Escote Orchidée Impériale (206,90€). Crea una malla invisible que recupera día a día la firmeza de la piel y suaviza las arrugas mientras redefine los contornos.

Para prevenir

CLARINS Multi-Regenerante Crema Juventud del Cuello (48,57€). Es una crema no grasa que ayuda a preservar la suavidad, el confort y la juventud del cuello. Ideal para empezar a usarla como prevención del envejecimiento.

Un mito de la cosmética

SISLEY La Crème pour le Cou (92,21€) Ayuda a afinar el cuello y esculpir el óvalo del rostro. Aporta un efecto tensor inmediato, reafirmante a largo plazo y afinante del grosor que adquiere con la edad.

En forma de suero

CLINIQUE Sculptwear Sérum Efecto Lifting Reafirmante para el Rostro y el Cuello (72,70€) Ayuda a, de forma visible, reafirmar y tonificar la piel de las zonas más flácidas (mejillas, mandíbula-mentón y cuello).

Buena relación calidad-precio

SESDERMA Factor G Óvalo facial y cuello (30,41€). Lleva factores de crecimiento que estimulan la síntesis de colágeno y elastina. Como resultado, el óvalo facial se perfila, las arrugas se alisan y la piel rejuvenece.