Cómo se usa el autobronceador de cara • Guapísimas

Cómo se usa el autobronceador de cara

El autobronceado facial puede ser un éxito absoluto o un rotundo fracaso dependiendo de si sigues o no los trucos que hemos recopilado para ti

Aunque cuando vuelvas de vacaciones en septiembre leas esto y te rías, lo cierto es que a día de hoy estás blanca nuclear y te apetece un toque de sol en la cara. Eso sí, pasando del fotoenvejecimiento y otros daños del sol.

Conscientes del daño que hace el exceso de sol en la piel, las mujeres nos rompemos la cabeza para conseguir un tono miel duradero que favorezca pero que, para obtenerlo, no tengamos que sufrir los daños de la exposición solar.

Una de las estrategias más rentables para conseguir buen tono es el uso del autobronceador. Al durar varios días, no es como el maquillaje bronceador que tienes que ponerlo y quitarlo cada día.

Rentable es. Pero el autobronceado facial puede suponer un éxito absoluto o un rotundo fracaso dependiendo de la técnica que uses.

Guapísimas.com, siempre al rescate frente a las dudas de belleza, te regala los mejores trucos de experto para que el autobronceado facial sea top.

¿Cómo se aplica el autobronceador?

Para empezar, apréndete esto: el autobronceador no se pone como si fuera una crema cualquiera, sin orden ni concierto, a churretes y frotando. Hay que ser cuidadosa. Lo ideal es poner un poco en las manos y aplicarlo como si fuera un fondo de maquillaje.

¿Dónde se aplica el autobronceador facial?

Sí: Por todo el rostro, incluyendo cuello y parte externa de las ojeras.

NO: Por el contorno de los ojos, las entradas del cabello y las cejas no te pongas. De hecho, si crees que ha caído un poco de producto, pasa un tisú por la zona para retirarlo antes de que se active.

¿Qué tono de autobronceador es el ideal? En el rostro, no sirve cualquiera. El ideal para ti es el que suba dos grados el tono natural de tu cutis.

¿Cómo hacer para que no queden ronchones? Te proponemos un truco y varios consejos:

El truco de la esponja: Aplica una primera una capa, asegurándote de extenderla bien sobre todo en la zona del crecimiento del pelo, las orejas y la mandíbula. Retira con un tisú los posibles restos que hayan quedado en cejas y labios y, con una esponjita de maquillaje, aplica un poco más donde te apetezca un tono más subido. Te recomendamos que sigas la regla de los maquilladores y dibujes un 3 desde la frente, pasando por el pómulo y acabando en la mandíbula.

Las tres reglas de oro del falso bronceado son:

  1. Para que favorezca, tiene que brillar. Cuando te maquilles, matifica únicamente la zona T y deja lucir los huesos de las sienes y los pómulos.
  2. Revísalo a diario y, si es preciso, renueva la dosis bronceadora.
  3. Exfolia tu piel una vez a la semana. Los autobronceadores secan un poco la piel y, seguramente, la notarás más gruesa y con algunos poros sucios.

Para terminar, desde la marca St.Tropez, expertos en autobronceado, nos regalan tres tips para que el tono quede uniforme y bonito:

  • El truco está en exfoliar la piel con un producto suave 24 horas antes de aplicar el autobronceador y repetir lo mismo a los cuatro días, para devolver la uniformidad al color. Tranquila, el tono no se borra.
  • Hidrata a diario las áreas bronceadas. Es el secreto para un tono radiante porque el color dura más y queda sublimado.
  • Si tienes manchas, protégelas con vaselina antes de extender el autobronceador, ¡resultado perfecto asegurado!