¿Hay que proteger la melena del calor y del sol? • Guapísimas

Este verano va a ser muy caluroso. La AEMET prevé que se registren valores en torno a 0,5 grados por encima de la media. La radiación solar será fuerte y eso, además de a la piel, puede afectar al cabello.

Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé, nos explica por qué. Según él, al cabello le afectan la radiación UV y el calor excesivo por estos motivos:

  1. SE DESTRUYE LA QUERATINA. El calor deshidrata el organismo ¡y la fibra capilar! De esa forma, la queratina se fragiliza al extremo y termina por romperse.
  2. ADIÓS AL BRILLO. Aparte de la degradación del color, a consecuencia del calor el pelo se vuelve más poroso, estos poros atrapan la luz por lo que produce de inmediato un efecto óptico de opacidad.
  3. LA CUTÍCULA SUFRE MUCHO. Se produce el temido “pelo estropajo” y la cutícula se abre al ser más porosa, permitiendo entrar a agentes externos. La radiación UV es implacable en este sentido.
  4. RALENTIZA EL CRECIMIENTO. Al deshidratarse el cabello, con pérdida de lípidos y humedad interna, éste se vuelve pajizo y sufrimos de caída de cabello por rotura. Esa rotura es la que nos da la sensación de que no nos crece.
  5. MÁS CALOR, MENOS COLOR. Las altas temperaturas y la radiación UV van degradando poco a poco el color del cabello, y más si lo llevas teñido o con mechas. También amarillea. La causa está en los aminoácidos que constituyen la fibra capilar, y que debido a la exposición al sol, liberan unas moléculas amarillas que provocan esta coloración

Así que, igual que proteges tu piel y tus ojos del sol a largo del año (¡o eso esperamos que hagas!), no puede ser que te olvides de proteger el cabello.

Como siempre, la mejor protección es la física: sombrero, gorra… o un bonito pañuelo. Y si hablamos de cosmética, hoy te contamos todo sobre el protector solar para el pelo. Una vez que conozcas todo el partido que podrás sacar de él, ya no tendrás excusa para no incorporarlo a tu cesta de la playa o neceser de verano.

Estos protectores también protegen de otros estresores veraniegos como el agua, la sal marina, el cloro de las piscinas y el viento. Juntos forman un cóctel explosivo altamente nocivo para tu pelo; alteran su capa hidrolipídica y lo vuelven seco, áspero, apagado, quebradizo, frágil y difícil de peinar.

Si no quieres empezar el mes de septiembre llorando por los estragos que el verano ha hecho en tu melena, has de grabarte en tu cabeza lo siguiente: el calor deshidrata el pelo, los rayos UV lo debilitan y alteran el color, y la sal del mar y el cloro de la piscina son los peores enemigos para tu salud capilar.

Consejos para cuidar tu pelo durante el verano

Una vez te encuentres en la playa y la piscina, lo ideal sería que utilizaras una línea solar específica para cabello, en la que champú, mascarilla, spray de peinado, etc. contengan todos los ingredientes necesarios para proteger tu melena de la acción solar y preservar la fibra capilar de los posibles daños.

Otra razón para animarte a incorporarlos a tu rutina de belleza veraniega es que muchos de ellos, además, funcionan como desenredantes, lo cual es de agradecer después de una sesión de agua de mar o de piscina.

Aunque no vayas a la playa o piscina, puedes aplicarte protección solar capilar. Es más, algunos de ellos te protegen del calor excesivo del secador, así que si lo usas matas dos pájaros de un tiro.

La mayoría de los protectores solares para cabello que encontramos actualmente en el mercado suelen cumplir una, varias, o todas de las siguientes características.

¿Qué hace un protector solar capilar?

  • Proteger de los rayos UV, sal y cloro
  • Ayudar a reparar y sublimar la fibra capilar
  • Aportar al cabello hidratación y flexibilidad
  • Minimizar la pérdida de color
  • Evitar la rotura

Su función principal es crear una barrera en el cuero cabelludo y en el cabello para protegerlos de las radiaciones solares.

Los protectores solares para el cabello se presentan en diferentes formatos: spray, leche, bruma, aceite, fluido…

¡Sin olvidar el cuero cabelludo!

Otro elemento importante a cuidar dentro del marco de nuestra salud capilar es el cuero cabelludo. Seguro que alguna vez has tenido que padecer esas incómodas quemaduras a causa de un despiste.

El cuero cabelludo se quema en verano ¡aunque no seas calvo! No olvides que es fundamental cubrir la cabeza con un sombrero lo suficientemente opaco como para que no deje pasar los rayos del sol.