Tenemos que hablar del aloe • Guapísimas
Propiedades del aloe vera
Las propiedades del aloe vera son múltiples, muchas de ellas desconocidas - FOTO: Unsplash

Tenemos que hablar del aloe

Y de por qué esta planta tropical debe estar en todos los neceseres, sobre todo en los masculinos

Nos cuentan los expertos en extractos botánicos aplicados a la cosmética que el aloe vera, ampliamente cultivado en regiones tropicales, ya era conocido por los antiguos egipcios ¡y que Cleopatra le debía su legendaria belleza!

En España tenemos amplios cultivos de aloe vera tanto en Levante como en Andalucía y en ambos archipiélagos (Canarias y Baleares).

La compañía Clarins nos cuenta que hace miles de años el aloe vera salió de las áridas tierras del este de África y de los desiertos de Arabia para conquistar el mundo: “Encontramos referencias a la planta en todo tipo de soportes: tablillas, papiros, pergaminos donde se habla de sus aplicaciones en el tratamiento de afecciones cutáneas”.

Verdad o leyenda, lo que sí está ampliamente estudiado es que el gel extraído del corazón de su hoja revela la presencia de compuestos suavizantes, hidratantes y reconstituyentes. Entre ellos, un alto contenido en azúcares compuestos (polisacáridos), que favorecen la retención de agua en la epidermis.

El extracto de aloe vera hidrata, aporta bienestar y suaviza la piel. Cosméticos entre cuyos ingredientes hay aloe vera, se fabrican por cientos. Unos mejores, otros peores… Aquí vamos a hablar de un elixir de belleza que a veces no valoramos suficiente: el gel puro de aloe vera.

Este gel es el cosmético que todo hombre debería tener en su neceser. Sobre todo aquellos hombres que no quieren complicar su rutina más allá del desodorante y el afeitado. Y también todos aquellos con tendencia a acné y a rojeces.

Para aprender a distinguir uno bueno (puro y natural) del que no lo es (a base de concentrado disuelto en agua), hemos recurrido a los que más saben y nos han contado las tres diferencias principales que distinguen el gel puro de aloe vera del resto de geles de aloe:

  1. El color transparente
  2. La ausencia de agua en los ingredientes
  3. El envase airless

 

CÓMO ES EL GEL PURO DE ALOE VERA

COLOR: Para empezar, un gel puro de aloe vera nunca es verde fosforito, como esos que vemos muy a menudo en las estanterías de supermercados y herbolarios. Así lo justifica Juan Chico, cofundador de Atlantia, empresa dedicada a la fabricación de cosméticos con aloe vera puro:

“La pulpa del aloe es transparente por lo que un gel de aloe vera puro debe ser transparente o, como mucho, ligeramente opalino. Al ser un producto natural, el tono y el olor puede variar de una cosecha a otra dependiendo, sobre todo, de la lluvia caída, de la intensidad del sol, etc.

Por eso, también es normal que el producto pueda tener un color opalino (ligeramente amarillo) e incluso un olor más fuerte, similar a la cebolla, de hecho provienen de la misma familia”.

Los geles verdes suelen ser productos a partir de concentrados. “No son transparentes y, además, carecen de muchas de las bondades de la propia planta”, argumenta Chico.

CONCENTRACIÓN: Según los expertos, conocemos un gel puro de aloe vera cuando éste pone en su etiqueta que contiene en torno al 96% de gel de aloe puro.

¿Lo ideal? “Que sea extraído directamente de la planta y estabilizado en frío”, apunta el experto de Atlantia, que especifica: “Al ser su composición tan natural, su deterioro es rapidísimo.

Le hacen falta unos estabilizantes que frenen el proceso de desnaturalización. Sin ellos, el jugo de aloe se oxidaría, pudriría y oscurecería en poco más de 24 horas”.

ENVASE: Conviene comprar un gel puro de aloe vera que vaya en un envase de los conocidos como “airless” porque de esa forma se mantiene el producto totalmente aislado del aire y preservado de la oxidación.

¡OJO! Si el envase es de bomba con caña, puede entrar aire.

SUSTANCIA ACTIVA: ¿Por qué esta planta que nos retrotrae a las vacaciones es tan valiosa para la piel? Por una sustancia activa que contiene, llamada acemanano o aloverosa. Si el gel es de buena calidad, lleva una cantidad de esa sustancia por encima de 1700mg/l, o más. La media del mercado oscila en torno a los 800mg/l.

Si eres de los que miras el INCI, que sepas que en un gel puro de aloe vera el ingrediente principal y, por lo tanto, el primero que aparece es ALOE BARBEDENSIS LEAF JUICE. “Para distinguirlo, en un producto hecho a base de concentrado o polvo de aloe, el ingrediente principal que vendrá en la etiqueta es AGUA”, aclara Juan Chico.

POR QUÉ LOS CHICOS DEBEN TENER SIEMPRE ALOE A MANO

Lo primero, aclarar algo: el aloe vera es hidratante, pero en la superficie deja una sensación de sequedad, por lo que no sería sustitutivo de una crema facial, adecuada al tipo de piel.

Ahora bien, tiene muchas virtudes:

  1. Es un básico de botiquín porque repara pieles dañadas, regenera y calma la piel con quemaduras solares, en picaduras de insectos y quemaduras domésticas.
  2. Es un gran producto aftershave. Tanto para la zona de la barba como para el pecho u otras áreas del cuerpo que se depilen, el cuero cabelludo en el caso de las cabezas rapadas… “Para después de afeitar o depilar es muy útil por su efecto calmante y regenerador”, apostilla Chico.
  3. Por ese mismo efecto calmante y regenerador, es un perfecto producto aftersun. A muchos chicos no les gusta la sensación pringosa o grasienta sobre la piel. El aloe vera se absorbe por completo y no deja residuo.
  4. Los hombres que tengan una piel con exceso de grasa y tendencia acneica, tienen en el gel puro de aloe vera su mejor aliado. Lo explican desde Atlantia: “Entre las propiedades del aloe vera destaca su acción bactericida y antiinflamatoria”.
  5. Además, también es astringente, por lo que regula la producción de sebo de las pieles muy grasas.
  6. Para personas que hayan tenido acné y conserven alguna cicatriz reciente, permite que la piel se regenere y acelera la cicatrización, de modo que ayuda a mejorar las marcas en la piel.

Precauciones: El gel puro de aloe vera se puede usar en cara y cuerpo, evitando únicamente la zona del contorno de ojos que es una piel fina y puede escocer. Si la piel necesita alguna crema para mayor hidratación, se puede aplicar posteriormente una fórmula ligera, fluida, oil free.