¿Cómo se usan las planchas para alisar el pelo? • Guapísimas
Cómo usar la plancha de pelo
Los peluqueros lo hacen muy bien, pero es importante que aprendas tú - FOTO: All-about-fashion

¿Cómo se usan las planchas para alisar el pelo?

El calor que desprenden las planchas es la principal causa de deshidratación, rotura y aspereza capilar

Las herramientas de calor, sobre todo tenacillas y planchas, son la principal causa de cabellos deshidratados, rotos y ásperos. No pueden usarse de cualquier manera. Salimos en tu auxilio y te explicamos cómo usar las planchas de pelo.

Para empezar, aunque pueda parecer superfluo recordar esto, es importante que el cabello esté limpio, seco y sin enredos.

Si está sucio y hay materia en el cabello, la acción de las planchas es menos eficiente.

Si todavía está húmedo, el pelo puede literalmente hervir con consecuencias nefastas sobre la queratina.

También es importante que te hayas comprado las planchas adecuadas. Para empezar, materiales y nanotecnologías aparte, el tamaño importa. El de las placas.

EL TAMAÑO IMPORTA

Desde la firma Termix te asesoran: “Cuanto más larga y espesa sea tu melena, más ancho de placa necesitarás para lograr los resultados más perfectos y pulidos. Si tu cabello es fino, corto o deseas realizar ondas muy marcadas, necesitarás unas placas más estrechas que te aseguran mucha más precisión”.

4 PASOS PARA PLANCHAR BIEN EL PELO

Según el equipo de profesionales de TONI&GUY España, existe un protocolo para planchar el pelo de forma responsable:

  1. Si se quiere dar forma al cabello (sea una forma lisa, ondulada o marcada), este tiene que estar libre de cualquier humedad. “Por ello, debes secar completamente el cabello con el secador y dejarlo enfriar, para que no acumule calor”, apuntan.
  2. Antes de pasar la plancha, protege tu cabello. “Rocía tu cabello con un protector térmico para, además de mantener la salud de tu cabello, se mantenga liso durante más tiempo a la par que evitará que se electrice”.
  3. Escoge la temperatura adecuada en función de tu tipo de cabello. Más abajo te damos estos parámetros en detalle.
  4. Mantén un orden: “Lo ideal es partir tu melena y comenzar planchando por la nuca tomando secciones no muy gruesas. De esa forma, el calor se distribuye de forma uniforme por las placas y te ahorras pasadas innecesarias”.

IMPORTANTE: No la pases mil veces por cada mechón. De hecho, los expertos aconsejan dejar enfriar el mechón recién planchado si no se ha conseguido el resultado que se buscaba antes de volver a pasar la plancha.

Es importante limpiar de vez en cuando la plancha. Desenchufada y fría, pasa un paño limpio y húmedo para retirar los restos de producto que se hayan quedado pegados.

 

Cómo usar la plancha de pelo

Si tu cabello es teñido, como el de la foto, debes tener en cuenta dos cosas. La primera, que el protector térmico también protege tu color. Segundo, que la temperatura nunca debe sobrepasar los 160º – FOTO: All-about-fashion

PLANCHAR SIN ACHICHARRAR

Es un mito bastante extendido que, a mayor calor, mejores resultados. Eso, no solo no es cierto sino que puede provocar que el cabello entre en su punto de ebullición y, el resto, ya puedes imaginártelo.

Un calor excesivo puede romper la capa de protección que tiene cada cabello, exponiendo la corteza y las capas internas de las hebras.

Cuando esto ocurre, el pelo pierde su capacidad de conservar sus proteínas naturales y también vitaminas, porque ya no está sellado.

Así pues, aunque algunas planchas alcanzan 230º, lo más importante es adaptar la temperatura correcta a tu tipo de pelo.

Termix y sus expertos te guían.

¿A QUÉ TEMPERATURA HAY QUE PONER LA PLANCHA?

  • Si tienes extensiones, las puedes planchar pero primero haz una prueba a 60º y trabaja con la plancha alisando o rizando el cabello, nunca superando los 180º.
  • En cabello rizados finos y tipo afro, que son tan sensibles y frágiles, mejor no sobrepasar los 150º. Empieza probando a 120º en un mechón y nunca superes los 150º.
  • En cabello fino pero resistente, puedes oscilar entre 150º- 180º. Para no dañar la fibra intenta no pasar nunca de los 180º.
  • Si tu cabello es frágil pero de grosor normal, lo ideal es plancharlo a temperatura 180º. Este tipo de cabello suele debilitarse en las puntas, presentando puntas abiertas o secas. Si lo pones a 180 podrás moldearlo sin dañarlo.
  • El cabello normal y resistente se plancha bien a una temperatura entre 190º y 210º. Es un cabello muy todoterreno y se moldea con facilidad, consiguiendo gran durabilidad. Aún así, toda precaución es poca. Comienza probando con 190º y, si ves que necesitas más, puedes ir subiendo hasta 210º.
  • Al contrario de lo que se suele pensar, que el cabello grueso y abundante lo aguanta todo, con él también hay que tener cuidado. Debemos protegerlo usando una plancha de última generación, es decir, con placas de cerámica y, si puede ser, con tourmalina, trabajando a máximo 210º.

 

Enviar comentario